Alimentación

Alimentarse como corresponde constituye un pilar fundamental en toda dietaHoy las revistas y la televisión nos bombardean constantemente con figuras esbeltas, ideales, de gran belleza e hiperdelgadas (el mundo de la moda diseña únicamemente para talles small), mientras que los restaurantes promueven el tipo de servicio conocido como "tenedor libre" o "consuma todo lo que pueda comer", bajando el costo y aumentando el tamaño de las porciones. Son tantas las presiones que sentimos por estar delgados, ser exitosos, mantener nuestra energía a lo largo del día (algo que nos lleva a consumir cantidades industriales de café), que permanentemente nos sentimos culpables si no lo logramos, con la consiguiente carga de la tan temida ansiedad que, en el mejor de los casos, nos impulsa a "arrasar" con la heladera, y en el peor, nos produce un ataque de pánico... o un ataque cardíaco. Alimentarse como corresponde constituye un pilar fundamental en toda dieta

El peso corporal (cómo lograr el adecuado, cómo mantenerlo, de qué forma ajustarlo a los requerimientos de la estética actual, cómo mantenerse sanos y con energía...) es, sin ninguna duda, uno de los temas que más tiempo ocupa en la mente de la mayoría de las personas. Un alto porcentaje, tanto de hombres como de mujeres en todo el mundo, refiere estar "haciendo dieta" la mayor parte de su vida, a la vez que el aumento de la venta de productos farmacéuticos relacionados con el peso se mantiene año tras año. Lo paradójico es que los índices de sobrepeso y obesidad se equiparan a los de desnutrición. En esta cultura light, tan arraigada a la hora de decidir qué comer, las enfermedades, en algunos casos, en verdaderas epidemias.

Hoy contamos con abundante información sobre los alimentos y las distintas dietas de adelgazamiento que un mundo globalizado puede poner al alcance de nuestras manos. Sin embargo, no basta. "Se lo que debo comer y no lo hago" o "me cuido durante la semana, pero el finde semana...", "comienzo una dieta y al no notar los resultaods, la abandono".

Para perder peso en forma segura y permanente, se necesita cambiar los hábitos de vida, no sólo los de alimentación.

Los programas para perder peso, que tan sólo ponen énfasis en lo que se come, y proponen dietas especiales que distan radicalmente de lo que acostumbramos comer, no producen efectos a largo plazo. Como regla general, estas dietas pueden permitir adelgazar, pero una vez retomados algunos anteriores hábitos alimentarios, el peso perdido volverá y seguramente acompañado de algunos kilos extras. Y este círculo puede repetirse infinitas veces a lo largo de la vida.

Para evitarlo o salir de él es preciso CAMBIAR la rutina diaria, particularmente en lo referido a lo que se come y a las actividades que se desarrollan durante el mismo, adoptando prácticas a las que pueda adherirse para siempre. No se habla aquí de cambios drásticos (aunque en algunos casos serán necesarios), sino de pequeñas modificaciones en las actitudes diarias.

Dra. Patricia Sangenis.

Sala Cardiovascular